La cirugía robótica, una opción que aporta múltiples beneficios en el tratamiento de la obesidad

0

/COMUNICAE/

El Día Mundial de la Lucha Contra la Obesidad se convoca cada 12 de noviembre con el objetivo de reducir en 2025 los niveles de sobrepeso y obesidad existentes. Desde hace décadas no ha cesado el aumento de casos de esta enfermedad por lo que se estima que ascenderán hasta los 2,8 millones las muertes en el mundo producidas directamente por el exceso de peso o por enfermedades asociadas al mismo, según ABEX Excelencia Robótica

Según datos de la Encuesta Europea de Salud en España, un 16,5% de hombres de más de 18 años y un 15,5% de mujeres padecen esta enfermedad. Las causas pueden deberse tanto a factores genéticos como a factores ambientales. Aunque los factores genéticos son determinantes, los factores ambientales también deben ser muy tenidos en cuenta: un individuo con predisposición genética para la obesidad puede evitarla adquiriendo un estilo de vida saludable.

Según las cifras que ofrece el Ministerio de Sanidad, el porcentaje de obesidad entre comunidades autónomas se encuentra del 13,5% y el 19,7% variable, siendo Andalucía, Galicia, Asturias y Murcia las comunidades que lideran la tasa con mayor porcentaje de esta enfermedad.

Por sexo, el porcentaje de hombres obesos registrado es mayor que el de mujeres obesas en la mayoría de CC.AA. No obstante, estos datos pueden variar respecto a los estimados por otras entidades como la Sociedad Española de Cardiología, ya que, según la Dra. Raquel Sánchez Santos, jefa del Servicio de Cirugía General del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo y presidenta del Comité Científico de la Asociación Española de Cirujanos, la gran parte de la población no acude al sistema sanitario y se desconoce su peso real.

A pesar de ello, la Dra. Sánchez Santos asegura que en los últimos años se ha visto un incremento progresivo de la obesidad en la mayoría de los países desarrollados debido al cambio de hábitos alimentarios y al descenso del ejercicio físico. Asimismo, advierte del aumento preocupante de los casos de obesidad infantil.

Cirugía robótica como tratamiento de la obesidad
El uso de la cirugía robótica para el abordaje de la obesidad mórbida permite realizar todas las técnicas de cirugía bariátrica mínimamente invasiva conocidas, como el bypass gástrico, la gastrectomía vertical, el cruce duodenal, el SADIs, la derivación biliopancreática o la cirugía de revisión.

Desde que se iniciara el programa de cirugía bariátrica robótica del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo en octubre de 2021, la Dra. Sánchez Santos junto al resto del equipo han realizado más de un tercio de la cirugía bariátrica del centro con el sistema robótico da Vinci, siendo el bypass gástrico la técnica que han realizado con mayor frecuencia. La Dra. Sánchez explica este procedimiento como la reducción del tamaño del estómago acompañado de un salto en el intestino (de mayor o menor longitud de asas). «Lo que va a provocar que el paciente se sienta saciado al comer poca cantidad de comida a la vez que absorbe menos grasas. Como consecuencia, se producirá un cambio en el metabolismo que le ayudará a aprovechar mejor los alimentos y quemar el exceso de grasa», concluye.

Ventajas para el paciente
Con el empleo del sistema robótico da Vinci, uno de los primeros sistemas para la cirugía mínimamente invasiva llevado hoy a la 4° generación, se pueden obtener numerosos beneficios en este tipo de intervenciones, tanto para el paciente como para el cirujano.

La Dra. Sánchez Santos comenta que algunas de las ventajas de esta técnica quirúrgica para el cirujano es la fuerza y la precisión en los movimientos que aporta el sistema robótico da Vinci en pacientes que sufren superobesidad mórbida, donde la pared abdominal es muy gruesa y es necesario realizar más esfuerzo para utilizar los instrumentos laparoscópicos.

Respecto a los beneficios del paciente, la facilidad para la movilización de los tejidos y la realización de las suturas intracorpóreas permite que la cirugía bariátrica pueda ser efectuada de forma mínimamente invasiva y con gran precisión. La visión 3D inmersiva y una ampliación de hasta 10 veces consigue unos resultados óptimos y tanto el tiempo de ingreso como el de postoperatorio se reducen de forma considerable, permitiendo al paciente reanudar en pocos días la vida normal, al tiempo que se disminuye el dolor, el riesgo de infecciones o la necesidad de nuevas intervenciones.

Fuente Comunicae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here